Don Miguel Lluch Baixauli (18/9/1959, Valencia – 2/2/2015, Pamplona)

Hoy hace un año que don Miguel nos dejó de modo inesperado. Tuve la suerte de conocerle de cerca en sus últimos años de vida. Estaba alegre desde la hora del desayuno hasta el final del día, y no sólo era una alegría espontánea, sino también esforzada para hacer reír una y otra vez a los demás. Los que lo conocieron saben que esto, en el caso de don Miguel, no es un tópico, sino una realidad como la copa de un pino. Como la copa de un pino. Y, además, me regalaba mecheros de propaganda cuando se me acababa el mío y me dejaba su coche (con el salpicadero lleno de ceniza por fumar con la ventanilla abierta) cuando lo necesitaba. Está claro que es un grande, ¿no? A ver qué fumador que conozcáis va por ahí regalando mecheros…

Son muchos y muy buenos los recuerdos que nos vienen a la cabeza a todos los que pudimos conocerle, y también las cosas que aprendimos de él, pero no me resulta cómodo expresarlo abiertamente con palabras. Afortunadamente, otros sí lo han hecho.

Os dejo aquí una lista de artículos escritos por diversas personas poco después del fallecimiento de don Miguel Lluch. Son unos cuántos, pero os recomiendo que pinchéis al menos en alguno de ellos, porque todos son muy buenos.

Se nos ha ido al Cielo – M.A. Abellanas

Big Ranger – Santi Soriano

Don Miguel Lluch, in pace – Rocío Arana

Reírse con Dios – Mª José Atienza

Hace ya un año… – Ignacio Glez. Palenzuela

Don Miguel Lluch, la rosa y el libro (acto académico in memoriam en la Universidad de Navarra) – David Sanchis Cano

Vivir a tope – Colegio Mayor Mendaur

Las mil vidas de Miguel Lluch – Javier Marrodán

Gracias, General – Jaime Cervera

Don Miguel Lluch – Francisco Javier Pérez Latre

Una vida consagrada al estudio de la Teología: Miguel Lluch – Josep Ignasi Saranyana


Nota biográfica publicada por la UNAV con motivo de su fallecimiento


 

Expositor de la biblioteca del C.M. Mendaur tras el fallecimiento de don Miguel Lluch.

Expositor de la biblioteca del C.M. Mendaur tras el fallecimiento de don Miguel Lluch, apasionado de la historia bélica.