Muchas serpientes tienen alguna modificación en el extremo de su cuerpo con la función de protegerse o atraer a las presas. En el caso de esta víbora, su cola imita tanto la forma como el movimiento de una araña. Así, cuando un pájaro se acerca para capturar la araña, es atacado por la víbora.

Esta especie, Pseudocerastes urarachnoides, fue descubierta en 2006 en las montañas del oeste de Irán. Es ahora una especie protegida amenazada, en gran medida, por la gran demanda de ejemplares que hay en zoos de todo el mundo.

El siguiente vídeo es un extracto de un documental, y fueron las primeras imágenes grabadas de esta víbora en acción.