Rafael Miranda es profesor de Ecología en la Universidad de Navarra. Hace unos días tuvo un encuentro con universitarios para hablarles de un tema muy polémico que tiene que ver con la introducción de la perca del Nilo en el lago Victoria, África. Allí había una población dedicada a la pesca tradicional que, aunque no producía mucho, era sostenible, duradera. Este lago está en contacto con las fronteras de Uganda, Kenia y Tanzania, y posee una superfice de 69.000 kilómetros cuadrados.

Algunos líderes de la ONU decidieron introducir una especie de pez, la perca, para facilitar la pesca y combatir el hambre que abundaba (y abunda) entorno al lago. Su intención parecía la mejor, pero no se llevaron a cabo bien los estudios de impacto ambiental, y lo que prometía un futuro próspero acabó por empeorar la situación.

Foto: Wikipedia (Kimdime).

Foto: Wikipedia (Kimdime).

La presencia de la perca tuvo un efecto devastador, ya que se comió a casi todo el resto de las especies de peces presentes en el lago. Es cierto que la población de perca creció notablemente, pero la perca no permitió que los peces de los que se alimentaba crecieran a un ritmo suficiente. Así, incluso la perca llegó a tener problemas para buscar el alimento.

Se construyó una fábrica de procesado de pescado, lo que produjo una aumento de población en la zona. El problema fue que los europeos comenzaron a comprar el pescado para venderlo en Europa (se vendió perca del Nilo, por ejemplo, en E. Leclerc en España). A los habitantes africanos les salía por mejor precio venderlo que consumirlo, pero no pudieron salir del estado de pobreza. De hecho, pasaron a alimentarse de las raspas de pescado que desechaban los europeos.

Pero eso no es lo peor. El negocio de pescado sirve para llevar armas a África, de modo que se facilita el asentamiento de las guerrillas, de las cuales allí muchas utilizan niños soldados, como el ejército del archiconocido Kony, quien ha reclutado decenas de miles de niños, con un ejército que lleva el irreverente nombre de Ejército de Resistencia del Señor

En el documental “La pesadilla de Darwin”, que hace alusión a la lay del más fuerte instaurada en muchos países subdesarrollados, se entrevista a varias personas que viven junto al lago Victoria. Uno de ellos se pregunta si el hecho de que Europa invierta en ayudas y no en prevenir se deberá a la posibilidad de estar “ayudando” a los africanos y sacando beneficios al mismo tiempo. Se refería al caso del negocio de la perca, que sólo ha causado problemas a los habitantes del lago Victoria, exceptuando a los jefes de las fábricas que allí están instaladas y que son, en su mayoría, hindúes que sólo se preocupan de su bienestar económico. Todo esto se muestra claramente en el documental que realizó Hubert Sauper sobre la introducción de las perca en el lago y sus consecuencias.

Recomiendo ver este documental, especialmente los fragmentos: del 50m 42s al 1h 28m 12s y del 1h 36m 29s al 1h 38m 25s.